Vladimir Villegas: Dejar que la sopa se enfríe… para decidir

Vladimir Villegas: Dejar que la sopa se enfríe… para decidir

COMPARTIR

Vaya momento político… Es muy complicado, complejo, enredado, confuso, contradictorio y cualquier otro calificativo que sirva para describir lo que ocurre en la Venezuela de estos tiempos. Una crisis del tamaño del sol, un cuadro económico y social nunca visto, un gobierno fracasado que promete prosperidad pero para después de las elecciones, y una oposición que no termina de encontrar el camino de la verdadera unidad.

En medio de este panorama el cuidado de a pie padece y observa. Sufre, vive en carne propia los efectos de la hiperinflación, de los paulatinos aumentos salariales que no le resisten un round a los aumentos de precios, muy del desabastecimiento brutal en rubros tan concretos y prioritarios como las medicinas, los  alimentos y los repuestos para cualquier cosa. Y de paso está sometido a diversos mensajes de índole política.

Por una parte, un gobierno que promete el cielo, la tierra y las estrellas, en medio de la mayor pelazón que se recuerde por estos lados. Todo para después de los comicios, y en inmensos containers de demagogia, falsos ofrecimientos, retórica “sardinística”, por la repetidera de argumentos, y estratagemas propagandísticos sobre una “prosperidad” que viene en camino.

Por la otra, una opción electoral de un sector opositor, encarnada por Henri Falcón, que enfrenta severas dificultades pero que también podría tener grandes oportunidades si, como piensan en los factores que lo apoyan, llegara a tomar cuerpo incluso dentro del chavismo, el voto castigo a una gestión gubernamental sencillamente desastrosa.

El curso de la campaña dirá si esa opción motiva o no al electorado a votar. Si no se concreta la observación internacional promovida por la Organización de Naciones Unidas o por otras instancias de credibilidad puede presentarte el escenario del retiro de esa candidatura , porque correría el riesgo adicional de ir a un matadero electoral.

En tercer lugar, el recién creado Frente Amplio, conformado por partidos políticos, movimientos gremiales, sindicales y comunitarios, rectores universitarios, dirigentes estudiantiles, disidencia chavista y otros sectores, que rechazan la participación en las elecciones previstas para el 20 de mayo. Dicen no ser abstencionistas, pero su propuesta aun no es clara. Algunos de los factores que lo promueven acusan a la candidatura de Falcón de ser colaboracionista, otros evitan caer en ese terreno. Pero lo cierto es que, queriéndolo o no, es muy difícil no caer en el abstencionismo desde ese enfoque. ¿Quién le hace el juego a quién? …el tiempo lo dirá.

Y un cuarto factor juega a sacar del poder a Nicolás Maduro “como sea”. Y básicamente lo hace desde el exterior y desde un discurso marcado por la auto suficiencia y la aceptación de cualquier alternativa no electoral para cumplir con su objetivo.

En resumen, un gobierno ” malo con ganas”, como decía el desaparecido  ex presidente Luis Herrera Campins de los adecos, frente a una oposición enredada en sus propias contradicciones. Y el ciudadano sin una orientación clara sobre lo que debe ser  el camino a seguir. ¿Votar? ¿ Abstenerse? ¿Salir a la calle a protestar ? ¿Resignarse a que vengan seis años mas de “prosperidad” madurista?

Al fin y al cabo es el ciudadano de a pie quien toma la última decisión.  Y, dada la gravedad del momento político, cada uno debe asumir una posición. Ponderar muy bien los pro y los contra de cada opción. Decidir desde la serenidad, la reflexión y la responsabilidad. Razonar  con el corazón caliente pero sobre todo con la mente clara. Y dejar que la sopa se enfríe. No es momento de decisiones pasionales sino racionales. Bienvenida la duda. Es el mejor punto de partida para tomar la decisión más conveniente.

Vaya momento político…

@Vladi_VillegasP

NO COMMENTS