Mucho se ha recordado ha Francísco Javier Arias Cárdenas en estos días, por sus contradicciones políticas e ideológicas de los últimos diez años. Pero en este breve artículo quiero referirme hoy, a un pasado más noble de “Pancho”, como lo nombra su otrora compañero de la intentona golpísta del 4 de febrero, un ayer más glorioso para él y de mejores recuerdos para muchos zulianos. Los que hoy tienen más de cuarenta años, seguramente recordarán, cuando “Pancho” le ganó la gobernación en apretada decisión al dirigente adeco Omar Barboza, y como supo rápidamente ganarse el respeto de sus gobernados. También vendrá a sus memorias la sana y edificadora competencia que libró con el habitante del despacho “de enfrente”, el también parido en los mísmos comicios de 1995 Manuel Rosales Guerrero…eran buenos tiempos: mientras Manuel transformaba a Maracaibo en LA CIUDAD MAS BELLA de Venezuela, arborizandola, dándole aceras y brocales, dotandola de la red maestra de transporte; desde “el frente”, en el palacio de los cóndores, “Pancho” construía el distribuidor de los olivos, remodelaba el aeropuerto, construía un ala nueva en el hospital central y fortalecía el servicio de emergencia 171; mientras Manuel inauguraba el primer encendido de luces de bellavista, el cual llegó a convertirse en referencia nacional y motivo de atracción turística, por su parte “Pancho” volcaba su energía y buenos oficios al lado del presidente de la asamblea legíslativa (César morillo) y del arzobispo de Maracaibo (Ovidio pérez), para la consecusión de la ley de asignaciones económicas especiales para estados mineros y petroleros y el llamado fides. Esta fué una batalla “descentralizadora ejemplar”, dada al lado de otros gobernadores de estados…que queda hoy de aquel “Pancho” que se resteó con el puerto de aguas profundas (puerto américa), convirtiendolo en un punto de honor, para cuando chávez llegó al poder en 1999? pués, yo creo que muy poco, o temo que NADA!!
Aquel “Pancho”, de los buenos tiempos zulianos, tuvo en el poder central durante casi todo su período de gobernador, a un hombre ecuánime, que no chantajeaba con los recursos de las regiones, a cuenta de pertenecer a su partido político. El Dr caldera, era muy diferente al teniente coronel chávez; caldera era un demócrata. Aquel “Pancho”, de los noventa, no le tenía empeñada su alma “al diablo” (todavía guardaba principios del seminario)…este “Pancho rojo rojito” es diferente, no puede actuar como el anterior, aunque lo quisiera; aunque personalmente pienso que ya no le interesa. Este “Pancho” se ha materializado y renunciado mucho a los ideales: es pragmático. Supongo que razonará que ser honesto no le dejó poder, ni bienes materiales. En los días de abríl de 2002, lo vieron entrar y salír decepcionado de los sitios donde por tres días “se batió el poder”. Una parte de la oposición nunca lo aceptó como propio y con el chavísmo había caído en desgracia…un grán dilema para el pobre “Pancho”, que a partir de la humillante derrota que recibe en 2004, cuando aspira nuevamente la gobernación del zulia, decide entónces comerse su orgullo y humillarse ante “la gallina”, que el muy inteligentemente había iconizado en su campaña presidencial del 2000; y es que si alguien conoce a chávez, bién conocido, ese es “Pancho”, por eso uso la gallina, para desquitarse de la frustración que le produjo el prematuro rendimiento en el museo militar del comandante chávez; mientras él tomó literalmente el zulia.
Por eso ya “Pancho” no puede ser el mísmo. Ya no tiene autonomía de vuelo, chávez lo compró, y el cambió ideales por subsistencia. Por eso con chávez presidente y “pancho” gobernador, jamás volvería la provechosa rivalidad política, que tantas obras buenas dejó a los zulianos la dupla “Pancho”–Manuel. Eso solo hubiese sido posible con capriles presidente, pero, esa no es la historia. “Pancho” gobernador sería “un jaua” o “un maduro” más: un títere del centralísmo sin opción de rebelarse…lástima “pancho”…ya no eres el mísmo!!